Relato: Historia de una colegiala (1)



Relato: Historia de una colegiala (1)

HISTORIA DE UNA COLEGIALA (I)




El comienzo de la perdición





Mi nombre es Sandra y la historia que voy a narrarles ocurrió
cuando yo tenía poco más de quince años.



Les diré que soy una joven de piel clara, ojos color
caramelo, cabello rizado y de color castaño oscuro, labios gruesos y rojizos. De
mi cuerpo que les puedo decir, tuve un desarrollo precoz, mis senos empezaron a
crecer antes de los diez años, lo que al inicio me daba vergüenza, pero que
después me acostumbre a ello, incluso algunas niñas me miraban con cierta
envidia. Algunos mayores empezaron a fijarse en mí, cosa que también me
incomodaba al principio pero que después acepte con cierto orgullo.



Mi trasero comenzó a resaltar nítidamente de mi ropa a partir
de los doce. Más de un adolescente, incluso algún adulto, volteo para verme
mientras yo inocentemente me agachaba durante mis juegos infantiles. Por ese
tiempo no falto algún pillo que disimuladamente rozara mis abultadas nalgas,
cosa que me provocaba cierto cosquilleo interior que no supe como explicar en
ese entonces.



Con el tiempo aprendí a aceptar aquellos notorios cambios de
mi cuerpo, que eran mayúsculos en relación a las chicas de mi edad... cabe decir
que a los 14 ya tenía un cuerpo que muchas chicas de 20 quisieran: una cintura
estrecha, senos esbeltos, un trasero firme y redondeado que ni siquiera el
uniforme escolar podía disimular.



Había visto fotos de mi madre en su juventud, ella también
había sido exuberante a temprana edad, solo que a ella le gustaba vestirse con
ropa conservadora, algo que a mí me incomodaba, pensé: si me dieron estos
atributos porque no mostrarlos.



Note como algunos chicos se ponían nerviosos ante mi
presencia, sentí cierto poder en ello y comenzó a gustarme. Así, con una
incipiente coquetería, empecé a provocarlos, quería apreciar sus reacciones al
verme con ropas ligeras, o con algún traje apretado.



Me acercaba a ellos y notaba como se atontaban, incluso
aquellos que me llevaban más de 7 años perdían su aplomo conmigo, me daba risa.
Pero nunca había pasado de estos simples e inocentes jueguitos provocativos.



Yo estudiaba en un colegio particular en el que nos obligaban
a usar un uniforme que consistía en: una falda a cuadros (tipo escocesa) de
color azul y negro y una blusa de color blanco. Era norma que la falda se usara
por debajo de la rodilla, pero unas amigas y yo hacíamos caso omiso a esto,
aunque era yo la que usaba la falda mas corta que ellas. Gracias a esta actitud
me gane varias reprimendas y castigos de algunos profesores, pero mas de uno de
estos había volteado a verme las piernas o como se levantaba mi falda por causa
de mis posaderas.



También más de uno de ellos disimuladamente habían apreciado
parte de mis senos y de mi brassiere porque cuando hacia mucho calor tendía a
desabotonarme un poco la blusa, en otras ocasiones usaba ropa interior negra que
resaltaba a través de la blusa, poniendo en mas de un aprieto a algún profesor
cuando me acercaba a preguntarle algo.



Como les dije aparte de estos jueguitos, no había pasado mas
allá con el sexo opuesto, claro que inocente, inocente no era. Había descubierto
por casualidad el código de los canales pornográficos en la televisión del
cuarto de mis padres, así que toda la teoría y la metodología sexual me la
sabia, y confesare que más de una de esas imágenes humedeció mi núbil vagina,
provocándome acariciármela, lo cual hacia cada vez mas seguido y con mayor
vehemencia. Solo una vez me atreví a meterme un dedo y ese día llegue a la
gloria...



Al día siguiente de aquella experiencia tan gratificante
tenia que dar un examen, de matemáticas. Examen para el cual no pude estudiar
debidamente porque la tarde anterior me la pase enfrascada en aquella tarea de
descubrimiento sexual, que tanto placer me otorgo que ya no pude pensar en mas
que en eso, en como seria mi primera vez con un chico, incluso comencé a pensar
en posibles candidatos para esa noble labor...



Pero por el momento quería seguir descubriendo lo que mis
dedos podían provocarme y luego de unas semanas tal vez, y habiendo elegido al
chico perfecto, me animaría a llegar a ese punto, en el que por fin sabría que
se siente ser penetrada por un hombre... ilusa si hubiera sabido que aquello
ocurriría mas pronto de lo que imaginaba y de la manera mas salvaje...



Volviendo al relato, no estudie para el bendito examen.
Cuando recibí la hoja de preguntas tenia la mente en blanco, intente escribir
algo, pero no hice mucho... voltee a ver a mi compañera de al lado, la estudiosa
de la clase, logre ver algunas de sus respuestas... hasta que...



- Srta. ¿Que hace?... escuche una voz detrás mío.



- Nada profesor... respondí nerviosa.



- Ha estado copiando... permítame su examen...



- Pero profesor... intente protestar.



- Pero nada... hace rato que la vengo observando.... déme su
examen y salga del aula... hablare con usted después de clase... me dijo en un
tono mas enérgico.



Avergonzada agarre mis cosas y salí del salón. Como no me
pude dar cuenta que el estaba cerca, me recrimine, pero ya era tarde... además
hace tiempo venia mal en ese curso, y si no pasaba ese examen, lo mas probable
es que lo repitiese y ahí si mi padre pondría el grito en el cielo.



Comencé a maldecir mi suerte y luego me dedique a pensar como
resolver este incidente. Me di cuenta que ninguna de las soluciones por los
procedimientos académicos me resultaba factible, en todas resultaba afectada
para mal. Así que como última arma pensé en usar mis atributos físicos, no en
regalarle mi cuerpo profesor, solo pensé en coquetearle, ser un poco provocativa
con el, de tal forma que fuera más benigno y me diera una segunda oportunidad.
Después de todo lo había atrapado mas de una vez dándome miradas no muy santas,
así que creí que seria fácil que el cediera a mi encantos.



Antes había logrado que algunos muchachos me compraran
golosinas y cumplieran con otros de mis pequeños caprichos... pero hacer que
aquel profesor de 35 años cediera a mis pretensiones seria una tarea difícil,
sin embargo lo asumí como con un reto, además era la única opción que me
quedaba.



Al terminar el examen, espere que todos los alumnos salieran,
no le di importancia a las miradas de reproche que algunos me dieron. Cuando el
salón estuvo vació, me solté un par e botones de la blusa e ingrese.



Encontré al profesor con gesto serio, a decir verdad no era
un tipo feo, con un buen corte de cabello y ropa mejor combinada se vería más
guapo. Instantáneamente me disculpe con el, puse mi cara de niña arrepentida,
casi al borde de las lagrimas.



El seguía con sus recriminaciones, aunque de vez en cuando
miraba de reojo mi blusa, sentía que estaba cediendo, pero faltaba un poco
mas... ya casi en la desesperación, me acerque a el y sin miramientos apoye mi
seno derecho contra su hombro, mi pezón endureció ante el contacto con su piel,
nunca había sentido mis senos tan henchidos.



El tartamudeo al sentirme, luego yo me incline un poco hacia
delante, si ya había hecho lo impensado, nada me costaba mostrarle un poco mas
de mis encantos... mi blusa se abrió mas, sus ojos saltones se perdieron en mis
redondeados melones atrapados por un pequeño brassiere negro. Como el estaba
mudo... me atreví a decirle:



- Ayyy... no sea malo profesor.... debe haber algo que pueda
hacer para solucionar esto... insinué con voz seductora.



Note como el dudaba, por un momento volteo, miro por detrás
de mí, por si alguien estaba en la puerta o en el pasillo, cuando su rostro
volvía hacia mi disimuladamente paseo su vista por mi respingado trasero, yo
instintivamente me arquee un poco para que se deleitara con el. Después de
tragarse algo de saliva y de haberse calmado, al fin me dijo:



- Bueno... como sabe, según reglamento, tengo que conversar
el caso con el profesor García que es el que se encarga de los asuntos
disciplinarios... me dijo intentando lucir calmado.



- Pero... me queje, intente disuadirlo, creyendo que todo
había sido en vano, ¿seria gay?...



- Me voy a reunir con el, en su despacho esta tarde, a eso de
las 4... si lo desea puede venir, su presencia ayudaría a esclarecer las
cosas... yo intentare interceder por usted para que el castigo no sea tan
severo... me dijo dando una ultima mirada a mis senos.



- ¡Gracias profesor!... dije sintiendo que me dejaba una
ventana abierta para salvar mi situación, ilusa, no sabia lo que me esperaba.



Le di un beso en la mejilla, note como se sonrojaba, luego me
aleje feliz.



Regrese a mi casa, no había nadie, solo una nota donde mi
madre me explicaba el motivo de su ausencia. Comí algo, pensé en revisar un poco
las lecciones de matemáticas, pero aquel contacto con el profesor me había
inquietado, así que puse el canal pornográfico.



Poco a poco mi dedo fue bajando a mi conchita que ya estaba
empapada, no necesite mayor estimulo... mis dedos se perdieron en mil y una
caricias hasta que me metí uno de los dedos, nuevamente llegue a un orgasmo
brutal, viendo una de las imágenes donde una chica era empalada por dos tipos a
la vez. La manera en que gemía esa chica me erizaba la piel... si hubiera sabido
que aquello era un presagio....



Cuando me di cuenta eran poco mas de las 3. Pensé en
cambiarme de ropa, pero luego me dije: a algunos adultos les gusta esto de ver a
las muchachas vestidas con uniforme escolar, lo había visto mas de una vez en
una película... así que jugaría con las fantasías de esos profesores.



Tome una de mis blusas blancas de vestir, la mas
transparente, quería ponerme ropa interior provocativa... como jugando llegue al
cuarto de mi mama, hurgue entre su ropa y encontré en el fondo de su ropero una
tanguita negra muy sexy que hacia juego con un diminuto brassiere, dude que
aquella tela pudiera contener mis senos, pero decidida como estaba a no repetir
ese curso, me puse esa diminuta ropa interior.



Cuando me mire el espejo note como mis senos translucían
nítidamente por la blusa, mis pezones estaban casi por salirse de su guarida. Me
levante mi corta faldita escolar y vi como aquella delgada tanguita dejaba
algunos vellos desprotegidos, quise rasurarme pero ya era tarde...



Finalmente tome una chompa, la puse en mi espalda con las
mangas por delante, de tal forma que taparan mis senos, ya que no quería ser tan
evidente cuando me vieran por la calle... luego salí... supuestamente estaba
decidida a todo...



Al llegar al colegio toque el portón, el portero un hombre de
más de 50 años me miro un poco sorprendido, mejor dicho gratamente sorprendido
por el banquete que se dieron sus ojos con mi cuerpito. Le explique el motivo de
mi visita, el me hizo pasar y me indico que los profesores estaban conversando
en una de las oficinas.



El colegio estaba desierto, cruce el patio sintiendo la
mirada del portero recorriéndome de pies a cabeza. El habrá agradecido el viento
que hizo que mi corta falda se levantara dejándole mis imponentes nalgas al
descubierto. Pensé que el pobre hombre no tendría mayores satisfacciones, así
que no me apure en cubrirme y deje que apreciara mi linda colita.



Cuando llegue a la oficina encontré a los profesores Ruiz (el
que me pillo copiando) y García (el de asuntos disciplinarios), este último era
un señor de unos 45 años de un rostro y gestos severos, parecía inflexible. Lo
primero que hice al entrar fue descubrirme, es decir quitar la chompa que cubría
mis senos...



Ellos nerviosamente se apuraron en guardar una botella de
whisky, al parecer habían hecho unos brindis, aunque lucían de lo más normales,
o tal vez fue que al verme vestida de esa forma se les quito la borrachera. El
asunto es que ninguno de los dos dejaba de comerme con la vista, al principio me
incomodo un poco, nunca había tenido unas miradas tan sugerentes como esas
clavadas en mí, pero luego aquello me fue agradando, sentí que estaba en
posición de manejarlos a mi antojo.



Hasta que mi profesor de historia le dio un leve codazo al
distraído profesor García, y el saliendo de su morbo (¡que no me habrá hecho con
su vista y pensamiento!), decidió hablar:



- El profesor Ruiz me hablo de su caso... espero Srta. que
sea consciente que ha cometido una falta grave... dijo tomando un tono serio.



- Si, lo se... dije con pesar, viendo que las cosas no serian
tan fáciles.



Comenzaron con sus sermones mientras se acercaban a mi,
quizás en esta aproximación querían verse paternalistas, pero se que su
verdadera intención era apreciar mejor mis apetecibles senos. Viendo el efecto
que producía esto, decidí avanzar un poco más.



- ¡Que calor hace aquí!... dije y disimuladamente me
desabotone un poco la blusa.



Ahora casi no podían despegar su vista de mi busto, sin
embargo continuaban hablando acerca del reglamento, de las sanciones y otras
cosas a las que no prestaba mucha importancia porque disimuladamente yo veía sus
entrepiernas. Note que uno de ellos comenzaba a formar ligeramente una carpa en
su pantalón, aquello me produjo un rico cosquilleo interior, mi tanguita se iba
humedeciendo. Me saco de mi abstracción una de las palabras de ellos:



- Lamentablemente en este examen no tendrá calificación...
sentencio finalmente aquel que no podía contener ya su erección.



- Y... ¿no hay nada que se pueda hacer?... pregunte con voz
dulce, metiéndome un dedo en la boca, mordiendo mi uña y dejando mis labios en
mueca sugerente.



- Bueno... dado que fue tan valiente en venir a confrontar su
castigo... creo que podemos hacer una excepción profesor García... dijo Ruiz en
mi ayuda.



- Si creo que puede haber una salida... repuso pensativo.



- ¿Cual?... dije ahora colocando mis manos en mi cintura y
conteniendo un poco de aire en mis pechos que crecieron tanto como sus ojos.



- Bueno tendrá que dar otro examen... dijo Ruiz.



- Pero será aquí y ahora... agrego rápidamente García que
lucia por demás excitado.



Preocupada porque no había estudiado nada, intente poner
alguna excusa...



- ¡Ay profesores no sean malos!, si se dan cuenta no traigo
nada... dije haciendo alusión a mis útiles escolares, pero sus ojos y su morbo
lo interpretaron de manera diferente.



Aun así Ruiz se resistió a aquella idea que parecía que ya
corroía la mente de su colega. Casi sudaba, parecía luchar contra sus instintos,
llego a decirme:



- Tome... le presto un lapicero... dijo con voz ahogada.



Pero en su nerviosismo soltó el lapicero antes de tiempo,
quizás porque al acercarme mi blusa se abrió más y noto que uno de mis pezones
había logrado liberarse de su prisión y se mostraba desafiante.



Vi el lapicero en el suelo, a mi izquierda estaba Ruiz, muy
cerca de mi y a mi derecha García esperaba el desenlace de esta escena. Me jugué
mi última carta, pensé que solo así me salvaría de ser reprobada, a decir verdad
ahora era más que eso.



Quería saber en que terminaría todo eso, quería quitarme
aquel incesante cosquilleo que crecía en mi interior, quitarme mi tanguita que
ya estaba mojada, tanto que temía que goteara en el piso.



Entonces me incline dándole la espalda a García, mi tórax
bajo, hasta que mis pechos casi dieron con mis piernas. En esta acción sentí
todo el cuerpo de Rodríguez haciendo contacto con el mío, porque después de todo
el estaba muy cerca de mi. Además sentí como mi falda se iba replegando, por
efecto de mí accionar, dando paso al contacto con la tela del pantalón de García
con mis muslos.



Mi estrecha tanguita se fue hundiendo en la raja de mi
trasero apretando deliciosamente mis intimidades, y después sentí una nueva
forma de opresión, era como un mazo cubierto en tela intentando abrirse paso
entre mis nalgas... era la erección de Rodríguez que ya no podía ser disimulada,
y que yo gentilmente me dedique a disfrutar.



No sabia que hacer, mi razón y mi excitación estaban en
conflicto, sentía un shock eléctrico recorriendo mi columna. Aquel dulce
contacto de su dura verga contra mi rajita me ponía a mil y a duras penas podía
contenerme, estaba al borde de un orgasmo.



García sucumbió primero, se aferro a mi cintura y me oprimió
su enorme bulto contra mi húmeda conchita, me estremecí de placer al sentirlo
mas cerca, respiraba entrecortadamente por la excitación...



- Que le parece Ruiz si le cambiamos la prueba a la Srta...
dijo con voz apagada García.



- ¿Como?... dije intentado oponerme a mi excitación.



- Me parece bien... dijo Ruiz.



Escuche el ruido de la bragueta de su pantalón deslizándose
frente a mi, cuando levante la vista, entre la maraña de mis cabellos pude ver
su grueso pene. Ruiz se limito a agregar...



- Srta. que le parece... un examen "oral"...



- ¡No!, ¿que me van a hacer?... dijo en un reflejo lo que me
quedaba de cordura.



- ¡Basta de jueguitos!... me dijo en tono mas serio,
colocándome su verga mas cerca.



Había dejado de sentir la presión en mi conchita, y escuche
otra bragueta abriéndose. Mis ojos no dejaban de ver maravillada aquella
rechoncha verga ante mis ojos, era la primera que veía tan cerca... se mostraba
rígida, desafiante... era hermosa... y yo ya no podía contenerme...



- ¿Y bien?... dijo el con sarcasmo para sacarme de mi
autismo.



Creo que el mismo se sorprendió cuando yo me abalance sobre
su duro miembro y lo engullí con desesperación, nunca había probado un manjar
tan delicioso...



- ¡Epa!... con calma niña... con calma... decía el
complacido.



- Mira... que la putita estaba recontra caliente... dijo
burlonamente García.



Por detrás los dedos de García escarbaban en mi ansiosa y
palpitante conchita... mis piernas flaqueaban con el estimulo de sus dedos y su
lengua... oh, su lengua áspera me hacia temblar....



- Ayyy.... ¿que me haces?... uhmmmm.....



- No te preocupes por el... tu sigue chupándomela...
¡perra!... me ordeno Ruiz.



Le hice caso. Había visto tantos videos, que ya sabia como
debían efectuarse las caricias a aquel delicioso miembro, poco a poco fui
agarrando ritmo... por otro lado en mi interior rogaba que el que estaba detrás
me penetrara de una vez... y si tenia suerte el grueso miembro delante mío me
escupiría aquel liquido blanquecino que ya ansiaba degustar.



Mis deseos no tardaron en cumplirse, en mi conchita comencé a
sentir una opresión diferente, sabia que no era un dedo, aquella masa era
diferente, un poco mas gruesa, estaba tan concentrada en la magnifica verga que
tenia en mis labios que no me di tiempo de observar como seria la de García,
¿seria igual?...



- Ohhh.... ahhhh... nooo... despacito... ouchhh... por
favorrr.... ayyy....



De pronto sentí un fuerte empujón que me hizo tragar toda la
verga de Ruiz... ahogue un gemido mientras sentía como me perforaban las
entrañas, ahora mas lentamente, aquello no parecía acabar... mis labios
vaginales apretaban dulcemente a aquel intruso.



Cuando al fin la tuve toda adentro, sentí que me ahogaba,
desfallecía de placer, en ese momento Ruiz me empujo su grueso miembro hasta mi
garganta, aquella sensación única me llevo a mi primer orgasmo... ellos se
dieron cuenta por mi estremecimiento y se dedicaron a acariciarme, uno el
cabello y el otro masajeaba mis carnosos glúteos.



Pensé que con eso seria suficiente, pero al rato sentí como
García me bombeaba desde atrás... como su largo pene entraba y salía
dificultosamente por mi estrecha aunque bien lubricada vagina.



- Ahhh... ouchhh.... ahhhh.... ohhhh.... comencé a quejarme
tibiamente.



Cada vez sus incursiones eran mas frecuentes, me llegaban mas
profundamente, sentía el golpeteo y armónico sonido de mis nalgas contra su
ingle... por un momento me perdí en estas sensaciones, pero Ruiz me devolvió a
mi labor, que reanude con la misma pasión con las que me castigaban mi
conchita... y no tarde en lograr que se viniera...



- Ohhh.... uffff.... ¡que rico la mamas!... ahhh... grito
satisfecho



Mientras yo me ahogaba intentando engullir su viscoso
liquido, cuando escuche aquel halago levante la vista y le di una sonrisa, por
mis labios aun escurría su rico y tibio semen. Me pase la lengua mientras con un
dedo me ayudaba a recolectar lo que quedaba en mi barbilla... mi otra mano se
resistía a soltar su gordo pene, aun quería sentirlo entre mis dedos...



- No has terminado... límpiamela bien... me ordeno.



No me queje y sin chistar lamí y relamí toda su verga, en
especial aquella comisura del cabecita de donde había salido aquel blanquecino
liquido. Por detrás las incursiones se hacían con mas frecuencia, mi conchita
ofrecía menos resistencia...



- Ohhhh.... hummmm..... ahhhh.... hummmm..... mis primeros
gemidos a voz viva se hacían presentes.



Cuando creí terminada mi labor con Ruiz, observe frente a mi
otra verga... sorprendida levante la mirada y vi el grotesco rostro del portero.
Luego observe como me acercaba su dura, larga, gruesa y sobre todo sucia verga a
mis labios, la vi con algo de asco, pero una vez que la tuve frente a mis
narices poco me importo, la engullí de buena gana. Era casi del mismo grosor que
la de Ruiz, pero sin duda más larga...



- Ohhhh.... ayyyy.... que rico..... ahhh.... hummmmm.....



- Como le gusta a la putita.... decía el portero mientras
apuraba mis movimientos.



En mi conchita, García realizaba sus últimas incursiones,
mientras Ruiz me desabotonaba la blusa y jaloneaba mis senos que ya habían
saltado del brassiere y duritos vibraban a gusto con cada arremetida a mi
conchita.



- Hummm.... ohhhhhhhhhh.... exclame sorprendida sintiendo un
nuevo espasmo.



- Ohhh.... tomaaa perraaaaa... uffff..... grito satisfecho
García mientras esparcía su semen por mis glúteos.



Yo me sentía desfallecer, pero aun faltaba complacer varios
requerimientos. El portero me aparto de su monstruosa verga a la que yo me había
asido como sanguijuela.



- Ahora me toca a mi... dijo con una grotesca sonrisa.



Todo mi ser se estremeció al ver lo descomunal de su verga,
ahora completamente parada...





Continuara...




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Historia de una colegiala (1)
Leida: 22655veces
Tiempo de lectura: 16minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados




























porno duro lesvicosufrimiento debut anal relatosdaun hija relato pornorelatos pornos violando a mi becina de 7 añitos y le gustoRelato erotico la ninera de mis hijasrelatos incesto viendo a mi hija cojerRelatos me coji a mi madre cuando papa llega ebrioRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos de mujeres cojiendo asolas en su casa siiii maaaSssrelatos erotico de infidelidades en mujeresrelatos porno con la novia y la cuñadami culito travestisIncesto con la abuela relatadosinsesto con mi hijo relatos eroticos estranando a mi hijo 2De tanto coger embraze a mi amiga relatos xxRelatos de sexo no consentido con misioneras americanas 001videos gratis zoologiarelatos xxx curiosa relatos pornos violando a mi sobrinita de 8 añitos/tags/%D0%E5%E4%E0%EA%F2%EE%F0/relatos-porno.jpgchocho pornoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos eroticos desvirgando a mi hijaa mi mama le folle dormida. relatofiliales relatosrelatos eróticos doble penetraciónRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos eroticos macarraRelatos porno una nietica lindarelatos de incesto folle a mí madre por putarelato me folle a nenita de 8porno despedidas de solteromi hijita de 9 añitos relatorelatos porno hijo enfermerome chingue a mi abuela relatoRelatos erótico obsesivo mi padreporno entre matrimonios/relato22361_Un-casado-en-la-sauna.htmlIncesto con la abuela relatadosRelatos porno una nietica linda50Relatos heroticosRelatos aCuliar catirasrelatos erpticosrelato erotico mi hija putaRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezrelatos eroticos de desvirginacion ami hermanitaRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoLa Nena del barrio relatos pornoEl hermoso culito de mi sobrinita relatosRelatos porno amor filial bdlol.ru/relato37874_Mi-nuevo-poder-(I).htmlIncesto con la abuela relatadosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos de mi perro y llo xxx habladodRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezjulio y rosella swingers relato eróticorelatos porno con viejosrelatos porno en Venezuelamadres y hijos pornoRelatos eroticos de mamas e hijosrelatos de sexo como desvirgueRelato sexo mi sobrina de 8relatos eróticos alquilando a mi hija 3desvirginando a mi hija relato eroticoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatome follo a mi tia relatorelatos eroticos mi primera vez a los 10añitosRelatos con fotos incestorelatos eroticos papi me desvirgorelatos le enseñe mi pene ami mamatelatos travestis mi primera ves con el chico de la papeleriaRelatos porno amor filial alquilando a mi hija 3 bdlol.ruzoofilia relatos titabRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoultimos relatos de amor filialrelatos cachondos nenas putitas del internado de senoritasrelato erotico mi sobrino me la metio dormidarelatos eroticos mi hermanorelatos mi vecina putaRelatos xxx mi hermana me da su culoculeando vecinitas ninitas relatos eroticosrelatos porno lesvico madre e hija relato erótico kimrelatos fOllando mujer en plena edad de la adolescenciarelatos de sexo anal en la finca/relato42513_chiquitos-jugetones-lucas-pedro-yo-y-su-hermanita-cap-2.htmlenculo a mi madre y mi tia juntaslesbianas monjasrelatos eroticos en manos de otromi hijita de 9 añitos relatoporno mas extremo